En Noruega también hay corales.

Conviene aclararlo: los arrecifes de coral no son exclusivos de aguas tropicales, claras y soleadas. Sin embargo, hasta hace muy poco a los corales de aguas frías o de profundidad apenas se les ha prestado atención. No es que sean escasos: se encuentran presentes en la plataforma continental y en los cañones submarinos de todos los mares templados desde 50 hasta 1.000 m de profundidad. Crecen con temperaturas tan bajas como 4ºC. En muchos lugares forman colosales arrecifes de decenas de kilómetros de longitud y decenas de metros de altura. El mayor de ellos no fue descubierto hasta 2002, se trata del arrecife de Røst, situado en las islas Lofoten (Noruega) a entre 300 y 400 m de profundidad.